Embarazadas

El embarazo, en todo su proceso, representa para la mujer un gran cambio físico y mental. La parte de tonificación, relajación y estiramientos es muy importante ya que la musculatura se dilata, los ligamentos quedan más blandos y las articulaciones se debilitan, especialmente las zonas como la base de la pelvis, el abdomen y la espalda.

Por lo tanto, la actividad física ayuda a regular y controlar la musculatura, para evitar que se debiliten los músculos y podamos disfrutar mucho más de esta etapa.

El último aspecto importante a destacar es una mejora a nivel emocional importante. Durante la actividad física se puede relajar el cuerpo y la mente, y así disminuyen el estrés y los nervios que pueden provocar esta nueva situación.

Antes de iniciar estas actividades, hay que hablarlo con el médico para saber si tenemos alguna contraindicación para practicarlas.

Aconseguiremos

  • mejorar la flexibilidad
  • activar la circulación
  • reducir los síntomas de edema y de ciática
  • incrementar la fuerza mental y física
  • abrir las caderas
  • tonificar el suelo pélvico y el periné
  • aliviar la tensión muscular
  • aliviar el estreñimiento
  • mejorar el sueño
  • ayudar al feto a posicionarse en la postura óptima para el parto
  • poder girar a un bebé de nalgas
  • mejorar la concentración y la postura
  • equilibrar la energía
  • mejorar el flujo de oxígeno al feto en crecimiento
  • relajar el sistema nervioso y aliviar el estrés
  • incrementar la funcionalidad digestiva
  • mejorar la respiración
  • proporcionar comunidad y aportar bienestar

La natación en el embarazo

Las actividades acuáticas permiten hacer un trabajo cardiovascular, de tonificación, de bienestar emocional y de mejora física en general, y están recomendadas entre los 4 y 8 meses de gestación.

La capacidad de flotación que proporciona el agua y la libertad de movimientos en los que se pueden adoptar diferentes formas y posiciones, permite hacer todo un trabajo que fuera de este medio sería imposible de realizar.

Otro aspecto a tener en cuenta es el trabajo cardiovascular que se lleva a cabo mientras se hacen los ejercicios, sin llegar a la fatiga, queman también calorías y evitan así el sobrepeso.

Yoga en el embarazo

El yoga prenatal es una forma de ejercicio no extenuante que permite a las mujeres embarazadas prepararse física y mentalmente para el parto y mantener un cuerpo flexible y saludable.

Hacer yoga prenatal es una forma suave de dedicar tiempo de calidad a ti y tu criatura en compañía de otras mujeres que se encuentran en la misma maravillosa situación que tú, y es un excelente ejercicio para aliviar algunos de los malestares de la embarazo.